Urge estímulos fiscales y de desarrollo para frontera sur

Crisis migratoria puso al límite capacidad de gobiernos municipales y evidenció rezago ancestral de la región

La crisis migratoria y la ineficiente atención a los grupos poblacionales que han entrado a México por la frontera sur, puso al límite la capacidad de los gobiernos municipales, y evidenció el rezago ancestral que existe en esta región del país.

El legislador por Movimiento Ciudadano, Noé Castañón Ramírez, en visita reciente que realizó a la frontera sur de México, se reunió con empresarios, defensores de DD.HH. y sociedad organizada, con quienes intercambió diversos puntos de vista.

En esta reunión, los sectores de la región señalaron que la crisis migratoria ha trastornado la economía de la Frontera Sur de México. “El Soconusco ha sido rebasado en servicios e infraestructura para a la población local, y ha entrado en crisis al sumar a la atención a los más de 180 mil migrantes que según el Instituto Nacional de Migración (INM), han cruzado por esta región. Algunos miles permanecen en ella”, señaló Noé Castañón Ramírez.

Para salir de esta crisis, el legislador se posicionó a favor de la construcción no de muros físicos ni de armas, sino de prosperidad que aliente a las personas a quedarse en sus países de origen y no arriesgarse.

Sostuvo que México debe recuperar su política migratoria humanitaria y respetuosa de los DD. HH. Toda vez que la Guardia Nacional fue creada para reconstruir la paz nacional y no para perseguir y detener migrantes.

Sin embargo, debido a que la migración es un proceso social que según académicos y especialistas, continuará, Noé Castañón urgió a crear estímulos fiscales que eleven los ingresos por mayor actividad industrial, generando empleos, mayor bienestar a la población del Soconusco, mayor recaudación fiscal y atracción turística para crear mejores condiciones y medios para atraer inversión.

El legislador por Movimiento Ciudadano, aseguró que la región vive la más grande farsa de hermandad y política gubernamental, así como una crisis de corrupción y de graves anomalías oportunistas cometidas por instituciones y agentes de migración, a las que también hay que atender a fin de erradicarlas.